post

Habilidades de estudio: cómo aprovechar al máximo tú tiempo

El estudio es una actividad que requiere mucho tiempo y energía, pero es fundamental para progresar en el ámbito académico y profesional, así como para el desarrollo personal. Desde la educación obligatoria hasta los programas especializados, continuar mejorando y progresando a través del estudio y la práctica de diferentes materias puede ayudarnos a alcanzar nuestras metas profesionales y personales. Iniciativas como las Becas Santander nos permiten impulsar este desarrollo profesional a través de la formación. Para aprovechar al máximo estos y otros programas de capacitación, hay varias cosas que debe tener en cuenta sobre las habilidades de estudio.

Habilidades de estudio

Estudiar no se trata solo de pasar horas frente a los documentos. Existen técnicas de estudio mucho más efectivas que le permiten aprovechar al máximo su tiempo y maximizar el conocimiento que adquiere. En este artículo descubrirás qué técnicas evitar y cuáles son las más efectivas a la hora de aprender mas.

Técnicas tradicionales

Una de las ideas más comunes sobre el estudio es que consiste en subrayar notas y documentos, hacer resúmenes y diagramas, tomar notas, leer los documentos resumidos y releerlos hasta que los hayas aprendido. A pesar de la notoriedad de estos métodos, varios estudios recomiendan evitar estas técnicas de estudio. Subrayar y resumir puede dar una falsa sensación de control sobre el material, lo que dificulta la memorización. Estos estudios enfatizan que, para asegurar un aprendizaje efectivo, es necesario encontrar técnicas no solo para memorizar, sino también para limitar el olvido. Entre estas estrategias, la más destacable es la de la práctica.

Ejercicios practicos

Aunque los exámenes, cuando influyen en el rendimiento académico, son fuente de preocupación y ansiedad, hay formas de utilizarlos en beneficio propio. Parece haber un vínculo entre realizar pruebas de práctica y cuestionarios justo después de leer un texto y memorizarlo mejor. Las pruebas y cuestionarios simples permiten fijar el conocimiento de una manera más duradera que la relectura, porque conectan el material estudiado con una realidad práctica. Por ejemplo, una buena técnica de estudio podría ser combinar la lectura rápida con ejercicios de comprensión.

Colaboración

Hay varias ventajas de estudiar juntos. Por un lado, intercambiar reglas mnemotécnicas y otros trucos para consolidar conocimientos puede ser muy beneficioso, pero eso no es todo. La conversación sobre el tema y, cuando el tema lo permite, la discusión e intercambio de opiniones sobre el tema es otra forma de poner en práctica los conocimientos, y la variedad de estímulos fija la memoria con mayor eficacia. Si es posible, también es muy beneficioso enseñar el tema, porque se necesita una comprensión profunda del material para instruir a otros y ayuda a anclar el conocimiento más importante.

Variedad

Puede ser tentador centrarse en un tema y repetirlo, pero las investigaciones muestran que ese puede no ser el mejor enfoque. La intercalación de diferentes temas parece estimular el aprendizaje más que la repetición continua, especialmente cuando se pueden encontrar puntos en común entre los diferentes temas. Además de fomentar el aprendizaje, esto puede ayudar a desarrollar habilidades transversales. Para combinar temas de manera efectiva, es muy útil planificar con anticipación.

Planificación y estrategia

La organización es clave para desarrollar habilidades de estudio efectivas. Sabiendo que la memoria es particularmente susceptible al estrés, es lógico que los plazos cortos puedan afectar el rendimiento académico, por lo que el material de estudio debe distribuirse en el tiempo disponible. Una estrategia que tenga en cuenta los plazos, la densidad y la dificultad de las asignaturas, la importancia de los descansos y las ventajas de intercalar distintas asignaturas puede ser la solución en caso de falta de concentración y problemas de memoria.

Concentración y descanso

La capacidad de concentración durante los estudios es limitada y varía de persona a persona, por lo que no existe un período óptimo aplicable a todos. En cualquier caso, el descanso es necesario y su ausencia tiene graves consecuencias sobre las capacidades de análisis, síntesis y memorización. Esta es la razón por la que las técnicas de práctica repetitiva suelen fallar: la práctica espaciada parece ser más eficaz a largo plazo que la práctica intensiva. Para saber organizar los tiempos de estudio y descanso, es fundamental ser consciente de los propios límites, tanto físicos como psíquicos, y respetarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.