post

Empezar a ejercitarte hoy puede cambiar tu vida

Si tiene problemas para empezar un plan de ejercicios o para seguirlo, no está solo. A muchos de nosotros nos cuesta salir de la rutina sedentaria, a pesar de nuestras mejores intenciones.

Ya sabes que hay muchas razones para hacer ejercicio, desde mejorar la energía, el estado de ánimo, el sueño y la salud hasta reducir la ansiedad, el estrés y la depresión. Además, hoy en día las instrucciones detalladas para hacer ejercicio y los planes de entrenamiento están a un clic de distancia, pero para convertir el ejercicio en un hábito se necesita algo más: la mentalidad adecuada y un enfoque inteligente.

Aunque las preocupaciones prácticas, como una agenda apretada o la mala salud, pueden hacer que el ejercicio sea más difícil, para la mayoría de nosotros, las mayores barreras son mentales. Puede que la falta de confianza en uno mismo le impida dar pasos positivos, que su motivación se desvanezca rápidamente o que se desanime fácilmente y se rinda. Todos hemos pasado por eso en algún momento.

Incluso los más ocupados pueden encontrar tiempo libre en su día para actividades que son importantes. Es tu decisión hacer del ejercicio una prioridad. Y no pienses que necesitas una hora completa para un buen entrenamiento. Las sesiones cortas de 5, 10 o 15 minutos de actividad pueden resultar muy eficaces, al igual que si se concentra todo el ejercicio en un par de sesiones durante el fin de semana. Si está demasiado ocupado durante la semana, levántese y muévase durante el fin de semana, cuando tiene más tiempo.

Sea cual sea tu edad o tu nivel de forma física incluso si no ha hecho ejercicio ni un solo día en su vida- hay medidas que puede tomar para que el ejercicio sea menos intimidante y doloroso y más divertido e instintivo. Abandona la actitud de todo o nada, no tienes que pasar horas en un gimnasio ni obligarte a realizar actividades monótonas o dolorosas que odias para experimentar los beneficios físicos y emocionales del ejercicio. Un poco de ejercicio es mejor que nada. De hecho, añadir sólo una modesta cantidad de actividad física a tu rutina semanal puede tener un profundo efecto en tu salud mental y emocional.

Es importante también que seas amable consigo mismo. Las investigaciones demuestran que la autocompasión aumenta la probabilidad de tener éxito en cualquier tarea. Por lo tanto, no te castigues por tu cuerpo, tu nivel de forma física actual o tu supuesta falta de fuerza de voluntad. Lo único que conseguirás es desmotivarte. En su lugar, reconoce tus errores pasados y tus decisiones poco saludables como oportunidades para aprender y crecer.

Finalmente, te recomendamos ser realista con tus expectativas. Si no te pusiste en forma de la noche a la mañana, y tampoco vas a transformar tu cuerpo al instante, no hay problema. Intenta no desanimarte por lo que no puedes conseguir o por lo lejos que tienes que llegar para alcanzar tus objetivos de fitness. En lugar de obsesionarte con los resultados, céntrate en la constancia. Aunque las mejoras en el estado de ánimo y los niveles de energía pueden producirse rápidamente, la recompensa física llegará con el tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *