post

Real Madrid campeón de fútbol y baloncesto

Tras 38 años después del Berlin Amarillo, el Real Madrid vuelve a ganar la marca baloncesto, nadie se esperaba este ganar, era una sueño, pero una lucha continua contra la realidad y contra los grandes que al igual que los españoles deseaban llevarse la gran copa para su país, pero nadie se imaginaba que tras cada canasta se vendría una gran celebración, esta es la primera vez que el Real Madrid no solo es acreedor de la copa de fútbol, sino también de la segunda copa más deseada en Europa y a pesar de ser su décima copa de en Baloncesto esta es una de las más especiales pues comparte letrina junto a la gran copa de la liga de Champions League. Algo que a causado conmoción en los hinchas españoles que han salido no solo una noche sino que se han dedicado dos días de festejo, Cabe mencionar que el Real Madrid Baloncesto antes a esta oportunidad, gozo de otras tres grandes oportunidades en 1962-1964 y 2014.  Las cuales no se dieron por los grandes contrincantes, que no los dejaron pasar de un segundo lugar.

Una victoria luchada eh inesperada

Pablo Laso y sus jugadores han sido capaces de ganar un título por el que nadie, es posible que ni ellos mismos, hubiera apostado a lo largo de la temporada. Las graves e importantes lesiones de hombres claves como Sergio Llull, Ognjen Kuzmic, Gustavo Ayón, Anthony Randolph y Facundo Campazzo, la llegada de nuevos jugadores a mitad de temporada como Edy Tavares llevaron a un equipo estable a reinventarse e innovar nuvas estrategías para lograr una lucha que terminaría en una gran victoria, que si bien no fue arrasadora, fue contundente en tiempo y en constancia contra un grande que no deseaba aceptar la derrota.

El primer partido en Atenas ante el Panathinaikos fue sin duda el inicio para un fin inesperado, A partir de este momento el Madrid derrotó al Panathinaikos con tres victorias seguidas con un gran baloncesto, Llull volvió a las pistas en el tercer partido de la serie y el equipo se clasificó para la Final a Cuatro y selló el primer puesto de la Liga Endesa.

Ya en Belgrado, el CSKA Moscú fue el morlaco que había que torear y el Madrid firmó un gran partido, “con un par de cojones” en palabras del mexicano Gustavo Ayón. En la final, el Fenerbahce, el vigente y rico campeón de Europa bajó el mando de ‘Míster Euroliga’, que también aspiraba a su Décima particular. Una lucha de gigantes que dieron una batalla más allá de lo esperado, tras tiempos continuos en el que se disputaban un balón caprichoso e indomable que se deslizaba entre las manos de airados guerreros que fueron dominando un espacio casi olvidado por el paso de la memoria, llegando a dominar el tiempo y logrando una victoria avasalladora ante un CSKA Moscú que aceptaba su derrota.

“Ahora tenemos hambre de Liga”.

Son las palabras no solo de los jugadores, sino de todo un país ansioso por llevarse la gran copa mundial hasta la letrina de los campeones.